¡No apagues la tele! ¡Puedes pensar! (Por Agustín Fdez. Buj)

lunes, 25 octubre , 2010 | Por | Categoria: Opinión

Caminando por las calles te puedes encontrar de todo. A veces te sorprendes, aunque hayas pasado muchas veces, al ver un dibujo, una pintada… En una calle céntrica de la ciudad vi ésta pintada: “¡No apagues la tele!.¡Puedes pensar!” No se quien lo ha escrito, ni me interesa, pero, ¿a que hace pensar? ¿Qué tiene la TV?

¿No dicen, o así me enseñaban en la facultad de periodismo, que la TV era para “informar, formar y divertir”? Pues las movidas de la calle no lo ven así. Porque, ¿quien no ha dicho eso de: “yo sólo veo los documentales de la…? ¿Entonces quién ve los programas, que llaman del corazón? ¡Otra que tengamos! Yo creía que el corazón era donde estaba lo más bonito de la persona: el sentimiento, el amor, la bondad, etc. y ahora resulta que los “mal llamados”, -no lo digo yo-, programas del corazón nos hablan, nos presentan todo lo relativo a lo que pasa de cintura para abajo, nada de cintura para arriba.

Porque todas las conversaciones, -de eso nada-, más parece una granja de pollos, -con perdón de los pollos- que un diálogo entre personas que tienen algo bonito y agradable que decir, pero no es así, sólo se habla de los malos entendidos, malas relaciones, de que hiciste, dijiste, de las malas…¡vamos! que todo es un guirigay, para sacar “pasta”, unos y otros.

O sea que nos entretienen con las debilidades de los unos y de los otros, como si eso fuese un reflejo de nuestras debilidades, pero con más bombo. ¿Cuántas horas dedican a estos programas? No quieren que pensemos. Lo mismo podíamos decir de los informativos. ¿No se han dado cuenta que nos sabemos mejor las noticias más intrascendentes de nuestra patria, que de las cosas mas trascendentes: paro, pobreza, educación, economía, desarrollo, trabajo, búsqueda de soluciones…si se han fijado, lo trascendente sólo ocupa un 10% del tiempo informativo. Y esto, sea en la cadena que sea, pero sobre todo en las que tienen un número ordinal. ¡No quieren que pensemos! Pero, ¡oye!, sí que hay programas que forman y educan. Sí, es verdad, ¿pero a que horas? Debe ser a la hora que nadie los ve, aún los que lo han realizado, porque como está grabado, ni ellos mismos lo ven.

Aún quedan muchas cosas en el tintero, no me alargo para no hacerte pensar. Por eso, ¡no apagues la TV!

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone