¿Caso Garzón? ( por Lucía Gómez )

Lunes, 12 Abril , 2010 | Por | Categoria: Opinión

¡Ojalá el magistrado del Tribunal Supremo Luciano Varela no nos ofrezca otro motivo para mostrar la división política y ciudadana de este país! Cuando creía que, aquello de “españolito que vienes al mundo, te guarde Dios. Una de las dos Españas ha de helarte el corazón”, quedaba para alguna clase de literatura en bachillerato con profesor/a comprometido, ávido de mostrar el alma más reciente de nuestra historia, me encuentro asombrada por la vigencia de los versos de Machado. Parece que tenemos cierta afición a la confrontación: puede ser la lengua, los estatutos de autonomía, la crisis, la educación…. Y no es que yo sea defensora de verdades absolutas, pero parece que hay asuntos que requieren y merecen la unanimidad.

Por ejemplo, que nuestra democracia se sustentó en un acuerdo político del que debemos sentirnos orgullosos, pero, siendo esto cierto, el mayor esfuerzo vino de miles de españoles “de uno y otro bando” que entendieron que se abría una nueva era y así nuevas ilusiones y esperanzas. Pero no fue “borrón y cuenta nueva”, fue un silencio generoso que esperó a tomar voz y quizá la ley de la Memoria Histórica vino a traer esa voz. Las familias de las víctimas tienen derecho a enterrar a sus muertos, a saber donde fueron asesinados… parece lo mínimo. Pero ni a Manos Limpias, ni a Falange Española de las JONS les ha gustado esto de rebuscar entre las fosas de los fusilados por el Régimen de Franco y su voz se ha oído más fuerte.

Los fascistas se burlan de los demócratas y lo más grave, es que lo hacen al amparo de las leyes democráticamente aprobadas. ¿Y Garzón? El juez Baltasar Garzón en medio, acusado de un delito de prevaricación judicial y de “imaginación creativa” por “haber intentado asumir el control de las localizaciones y exhumaciones de cadáveres de víctimas del franquismo”. Y así Garzón puede convertirse en otra escusa para la división del país, para seguir abriendo la brecha…

En estos días, Raimon vuelve a subirse a los escenarios. Ya son cincuenta años de su “Al vent” (“al vent, la cara al vent, el cor al vent…”). Cincuenta años del que fuera su grito de libertad en una sociedad dormida. Yo no había nacido… ¡Cincuenta años no es nada!.

Lucía Gómez

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone