Acuerdo en las líneas básicas a seguir para resolver el problema de la sobrepoblación de ciervos en la zona de Albarracín

martes, 8 abril , 2014 | Por | Categoria: ACTUALIDAD PROVINCIAL

imagenes_ciervos_1_e42d3eac

Modesto Lobon se compromete a aumentar la presion cinegética en la zona y a ampliar las ayudas a los daños agricolas a través de medidas agroambientales en el nuevo PDR

Ciervos de Albarracín y consejero

Abordar sobre el terreno y con los principales afectados la problemática de la sobrepoblación de ciervos de la Comarca Sierra de Albarracín y consensuar posibles soluciones. Con ese objetivo, el consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, Modesto Lobón, se ha trasladado a Tramacastilla de Albarracín, acompañado por el director general de Conservación del Medio Natural, Pablo Munilla, y la directora del Servicio Provincial de Teruel, Ana Oliván, donde han mantenido un encuentro con el Presidente, los Consejeros Comarcales, Alcaldes de la Comarca Sierra de Albarracín y agricultores.

 

El principal problema que se plantea con la población de ciervos existente en la actualidad es el nivel de daño que se produce en los cultivos agrícolas. Un problema que supera a la Reserva de Caza e incluso a la Comunidad Autónoma de Aragón y en el que, desde la Dirección General de Conservación del Medio Natural, se ha estado trabajando para minimizarlo con diversas medidas y actuaciones, sobre las que hoy también se ha debatido, con el objetivo de ampliarlas y mejorarlas.

 

Tras dejar claro que “hemos venido a la comarca de Albarracín no a imponer nada sino a buscar soluciones y todos han tenido ocasión de hablar y de explicar sus puntos de vista”, el consejero Lobón ha resumido de esta forma las lineas a seguir para tratar de solucionar el problema: “En primer lugar, ampliar y flexibilizar las ayudas agroambientales para continuar con un aumento de la presión cinegética sobre los ciervos, compatibilizada con una reserva lógica para que en ningún caso se pierda la caza y, finalmente, trabajar con Castilla-La Mancha para que las soluciones sean comunes y no se produzca el efecto sumidero, es decir, que lo que se resuelve en un lugar sigue siendo un problema en la Comunidad de al lado”.

 

Minimizar los daños ocasionados, objetivo prioritario de la Dirección General de Conservación del Medio Natural. Medidas implantadas

 

Para minimizar la problemática, el Gobierno de Aragón, a través de la Dirección General de Conservación del Medio Natural, ha establecido determinadas ayudas a través de las Medidas Agroambientales para el periodo 2007-2013, para cereal y para la siembra de alfalfa, que han tenido una relativa acogida, y que habrá que promocionar en las nuevas medidas en fase de diseño para el periodo 2014-2020.

 

Por otra parte, se ha potenciado la contratación por parte de los agricultores del seguro integral para el cereal, que cubre parcialmente este tipo de daños de fauna.

 

En otro orden de cosas, se han vallado amplias zonas de cultivo para evitar el acceso de los ciervos a los sembrados. Como primera actuación, en este sentido, se ha llevado a cabo el vallado de 11,7 kilómetros de la concentración parcelaria de Griegos con un coste de ejecución de alrededor de 40.000 euros. El vallado, que protege unas 300 hectáreas de cultivo, se concluyó en octubre de 2013; en enero de 2014 esta infraestructura sufrió varios actos vandálicos que recientemente se han reparado.

 

A partir de 2013, el personal técnico del Servicio Provincial de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, se hizo cargo de la peritación de los daños, lo que ha permitido, tal y como se había solicitado en reiteradas ocasiones, poder realizar un seguimiento del cultivo desde que el agricultor comience a notar los daños hasta el momento en el que presente la reclamación por los mismos.

 

Hay que destacar que se está ejerciendo sobre las poblaciones cinegéticas una intensa y ordenada presión de caza, a la vez que se intenta mantener una población de alta calidad, equilibrada en sexos y edades. Para ello, la caza se ejecuta siempre bajo la supervisión del personal de la Reserva de los Montes Universales, de forma que la selección de las piezas a abatir se realice siempre con criterios técnicos correctos encaminados a conseguir animales de alta calidad y una sex-ratio adecuada. Una gestión que produce buenos resultados, contando con una población residente sana, equilibrada en edades, con un número de machos ligeramente superior al de hembras y una media de puntuación de trofeo superior a los 173 puntos (medalla de plata), con varias medallas de oro casi todos los años y algunos animales que superan los 200 puntos en homologación. Y todo ello, a pesar de los efectos que el furtivismo esta causando en los últimos años, poniendo en serio riesgo la marca de calidad conseguida con gran esfuerzo.

 

Por último, en los últimos dos años, se han realizado descastes puntuales por la guardería en época de veda para controlar la población migrante de primavera, que año tras año, venía aumentando independientemente a la presión cinegética aplicada hasta el momento. Este descaste puntual y selectivo durante la época de veda se ha concentrado sobre las zonas más afectadas por los daños agrícolas y en las zonas donde las capturas se quedaron por debajo de los objetivos planificados, eliminando cada año en torno a 100 ejemplares. Este año, una vez se realice el censo y si es necesario, se repetirá la medida.

 

La Reserva de Caza “Montes Universales” en cifras

 

La Reserva de Caza “Montes Universales” en Teruel ocupa 49.778 hectáreas de los términos municipales de Albarracín, Orihuela del Tremedal, Bronchales, Monterde de Albarracín, Torres de Albarracín, Tramacastilla, Noguera, Griegos, Guadalaviar, Villar del Cobo, Frías de Albarracín, Calomarde y Royuela.

 

Se trata de una Reserva que gestiona y administra directamente el Departamento de Agricultura , Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón, tal y como marca el artículo 13 de la vigente Ley de Caza, con el objetivo de promover, conservar y fomentar determinadas especies cinegéticas, que en este caso es el ciervo principalmente, por sus valores y excepcionales posibilidades venatorias.

 

Para el cumplimiento de este objetivo, el Gobierno de Aragón invierte cada año numerosos recursos económicos y humanos que repercuten de forma directa e indirecta en la mejora de las condiciones socioeconómicas de la zona, proporcionando:

 

-Puestos de trabajo estables en una zona desfavorecida, con escaso desarrollo del sector industrial y una agricultura de alta montaña, que en general tiene bajo potencial productivo.

 

-Recursos económicos directos a los propietarios a través de la venta de los permisos de caza que les corresponden. En la presente temporada 2013-14 se han puesto a disposición de los propietarios 14 permisos de trofeo de venado, 40 permisos de ciervo selectivo en berrea, 200 permisos de selectiva ordinaria, 15 permisos de trofeo corzo, 38 batidas de cierva, gamo y jabalí y 12 batidas a jabalí y gamo lo que supone, sin contar las batidas, un valor de mercado en torno a los 115.000 euros.

 

-Recursos económicos directos por el reparto de las cuotas complementarias, en función de la superficie que aportan a la Reserva.

 

-Inversión en mantenimiento y mejora de infraestructuras en función de las disponibilidades presupuestarias.

 

-Financiación para actuaciones de mejora y diversificación del medio natural. Por esta vía en 2013 se invirtieron 40.000 euros en implantación y mejoras de pastizales naturales procedentes de la Obra Social de La Caixa.

 

-Negocio a la infraestructura hotelera y de restauración de la zona.

 

-Acceso a las subvenciones para actuaciones a realizar por las entidades locales en materia de conservación, mejora y calidad del medio ambiente (Decreto 38/2006).

 

-Conocimiento y difusión de los valores naturales de la zona en un sector de la población con cierto poder adquisitivo.

 

En la Reserva anualmente se realizan tres censos de población, en base a los cuales y teniendo en cuenta la población que se desea mantener, se calculan los cupos de captura por sexos. A estos censos se ha invitado a participar a representantes del territorio.

 

Después de 40 años de funcionamiento, la Reserva ha cumplido con notable éxito su objetivo principal, contando en la actualidad con una población de ciervo asentada, extendida por toda la comarca, y que es necesario limitar y controlar mediante la caza ordenada, tanto en la Reserva como en su entorno inmediato, así como en la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone