Donación en vida: una alternativa para jóvenes con necesidad de trasplante renal

Martes, 4 Mayo , 2010 | Por | Categoria: Aragón

En Aragón se hicieron el año pasado 8 trasplantes de estas características, lo que supone el 5% de todos los que se llevaron a cabo en la Comunidad

La donación en vida tiene ya en Aragón un recorrido de más de dos años en el Hospital Miguel Servet de Zaragoza. Desde que se iniciaron este tipo de intervenciones se han llevado a cabo ocho, todas renales, que es, de momento, el tipo de dolencia que permite llevar a cabo estas operaciones (en algunos casos se están llevando a cabo también con dolencias hepáticas aunque con cifras mucho menores).

Sólo durante el año pasado se hicieron 3, lo que supuso el 5% de todos los trasparentes renales que se hicieron en la Comunidad. Ahora, según explica José Ignacio Sánchez Miret, coordinador de trasplantes en Aragón, el objetivo es lograr que esta cifra anual suba hasta el 10%.

En España en 2009 este tipo de trasplantes creció un 50% con respeto al año anterior: se hicieron en total 2.328 trasplantes renales de los que 235 fueron de vivo frente a los 156 de 2008.

Su tramitación es muy estricta, requiera la participación de una Comisión formada por médicos y familiares aunque la decisión final que autoriza la donación de un riñón de un ser querido a otro enfermo la tiene siempre un juez quien ha valorado durante días los verdaderos motivos de esta donación. Todo el proceso empieza en las llamadas consultas prediálisis donde un nefrólogo y su equipo deben informar rigurosamente del proceso a seguir, si bien es cierto que la valoración de la voluntariedad del donante debe estar siempre corroborada por el Comité de Ética, sin su autorización no es posible llevar a cabo la intervención explica Sánchez Miret.

La normativa española es muy estricta para evitar la perversión del sistema y hay una comisión dedicada a analizar toda donación de vivo en la que está el nefrólogo que atiende al enfermo, el urólogo que va a operar, un comité de ética, un médico independiente del programa de trasplante especializado normalmente en medicina interna, una figura que es quien percibe que tanto el donante como el receptor entienden perfectamente las condiciones necesarias para esta intervención explica el coordinador de trasplantes de Aragón.

Es un proceso libre y voluntario, cargado de solidaridad que en algunos casos alcanza límites insospechables, lo que ha permitido incluso ir más allá de la donación entre seres queridos: en los últimos meses se ha abierto una nueva vía de donación todavía poco conocida: la donación cruzada de donantes no emparentados, es decir, si en el entorno del enfermo un familiar quiere donar su riñón pero no es compatible con el de su ser querido, su nombre se incorpora a la base de datos de las Organización Nacional de Trasplantes. Este colectivo hace cuatro veces al año lo que se llama un cruce de listas de donantes no emparentados, lo que puede dar lugar a que un enfermo pueda recibir un órgano de un receptor desconocido a la vez que su familiar predispuesto hace lo mismo con un enfermo que se encuentra en su misma situación.

En EE.UU. funciona desde hace años y han logrado crear lo que ellos llaman la cadena de la solidaridad. Yo creo que deberíamos animar a los nefrólogos a informar a sus pacientes de todas estas alternativas ante gente joven con necesidad de trasplante renal añade Miret. En España se pudo hacer el año pasado el primer trasplante de donantes cruzados y fue todo un éxito asegura Sánchez Miret, lo que hace pensar que debemos apostar por este tipo de intervenciones como alternativa a las listas de espera de trasplantes de órgano .

Si bien es cierto que Estados Unidos es un referente en el desarrollo de trasplante de vivo, en España es una intervención novedosa en el tiempo pero se está aplicando con mucha rapidez. En EE.UU. el 50 % de todos los trasplantes renales son de vivo, en España la media está en el 7% en apenas dos años y medio desde que se lleva a cabo aunque el objetivo ahora mismo- explica Miret- es alcanza en breve el 10% .

El coordinador de trasplantes en Aragón insiste en que el recurso que necesita el enfermo renal joven es la generosidad de alguien de su entorno familiar que le done un riñón. Las donaciones de órganos de una persona fallecida vienen de gente cada vez mayor sobre todo por el descenso en el número de accidentes de tráfico en España, eso hace que para los enfermos renales jóvenes la alternativa de una donación de vivo sea una esperanza cada vez mayor.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone