El consejero de Medio Ambiente ha participado en el X Encuentro Internacional de Pastores, Nómadas y Trashumantes que se celebra este fin de semana en Guadalaviar

sábado, 4 septiembre , 2010 | Por | Categoria: Sin categoría

El consejero de Medio Ambiente, Alfredo Boné, durante la visita a la feria de ganadería extensiva

Boné: “Mantener la actividad trashumantes es fundamental vertebrar el territorio y conservar el Medio Ambiente”

El consejero de Medio Ambiente, Alfredo Boné, ha participado en el X Encuentro Internacional de Pastores, Nómadas y Trashumantes que se celebra este fin de semana en Guadalaviar, en la comarca Sierra de Albarracín. Boné ha presidido la mesa redonda que se ha celebrado esta mañana, centrada en el tema de la Trashumancia, medio ambiente y desarrollo sostenible y en el que han participado representantes del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, de los Departamentos de Medio Ambiente y Agricultura del Gobierno de Aragón, así como especialistas en diferentes disciplinas y pastores trashumantes de la Sierra de Albarracín. Tras recordar la importancia que la trashumancia y el pastoreo ha tenido en la provincia de Teruel y en la comarca Sierra de Albarracín, el consejero de Medio Ambiente que recordado que “todavía es una actividad importante para esta comarca por lo que debemos seguir trabajando por mantener estas actividades tradicionales que suponen una parte importante de la economía local”. De hecho, más de 150 personas siguen practicando la trashumancia en esta comarca y una tercera parte de los habitantes de Guadalaviar viven de ella.

En Aragón hay una extensa red de vías pecuarias que, con unos 12.000 kilómetros y una extensión aproximada de 50.000 hectáreas, discurren desde el Pirineo hace el valle del Ebro; desde Gúdar-Javalambre y Maestrazgo hace el Levante y desde la Sierra de Albarracín hacia La Mancha, Levante y Andalucía. A pesar de que su utilización para la trashumancia ha descendido notablemente, estas vías pecuarias o cabañeras constituyen un extenso y valioso patrimonio natural y cultural, contribuyen a la preservación de la flora y fauna silvestres y cuentan con un potencial turístico y recreativo importante.

“Desde el Departamento de Medio Ambiente trabajamos por mantener estas vías ya que contribuyen a vertebrar el territorio y conservar el medio ambiente”, ha añadido el consejero. En este sentido, Boné ha hecho referencia a la Ley de vías pecuarias de Aragón, aprobada en 2005, que tiene como objetivo preservar y defender la integridad de las vías pecuarias y cabañeras, así como garantizar y promover sus usos. También ha mencionado los trabajos de vigilancia, mantenimiento y señalización que se acometen para garantizar su continuidad de las vías, tanto para uso trashumante como turístico. Por último, Boné ha querido resaltar el trabajo que desempeñan los Agentes para la Protección de la Naturaleza para mantener las cabañeras. En este sentido, el consejero ha recordado que, entre las actuaciones incluidas en los planes comarcales de desarrollo rural sostenible, se está impulsando el fomento de la ganadería extensiva. De hecho, en 5 de los 8 planes que actualmente están en información pública, se incluyen actuaciones de este tipo que suponen una inversión de unos 2 millones de euros.

Plan Medioambiental de Ganadería Extensiva

En su intervención, el consejero de Medio Ambiente, Alfredo Boné, también ha hecho mención al Plan Medioambiental de Ganadería Extensiva se puso en marcha de forma experimental en 2005. Actualmente, unos 320 kilómetros de áreas cortafuegos se mantienen gracias al acuerdo con 42 ganaderos de 13 comarcas que participan en este Plan. Estas zonas suponen 3.200 hectáreas de pastos. El presupuesto del Departamento de Medio Ambiente desde 2005 destinado a este Plan es de 2,1 millones de euros. El objetivo es llegar a contar con la colaboración de 50 ganaderos y disponer de una red de 500 kilómetros de áreas cortafuegos en 2011. Actualmente, los ganados que pastan en esta zona son cabañas de caprino, ovino, vacuno, equino, asnal y camélido.

 El objetivo de este Plan es doble: por una parte, se pretende que las cabañas ganaderas que pastan en zonas de áreas cortafuegos o montes de alto riesgo de incendio contribuyan a la eliminación y control de la vegetación de los cortafuegos reduciendo la carga de combustible y manteniendo las condiciones idóneas en esas áreas, y, al mismo tiempo, fijar la población rural aragonesa a través del mantenimiento de las actividades de ganadería extensiva. Con la puesta en marcha de este plan se facilita a los ganaderos el aprovechamiento de determinadas zonas (áreas cortafuegos) sin coste económico y complementa los trabajos de selvicultura preventiva y limpieza de montes que realizan las cuadrillas de Sodemasa y las actuaciones de conservación y mejora de las infraestructuras que optimizan el combate contra el fuego (dispositivos de detección, comunicaciones y extinción).

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone