El Consejero Fernández de Alarcón se muestra dispuesto a resolver los trámites pendientes para la adjudicación del aeródromo de Caudé a la empresa Tarmac

Miércoles, 21 Septiembre , 2011 | Por | Categoria: Actualidad Local

Fernández de Alarcón ha explicado todo el proceso seguido en la construcción del aeropuerto de Caudé y en la adjudicación del contrato.

“Vamos a seguir los trámites necesarios del aeródromo de Caudé (Teruel), cuando tengamos evaluado y valorado los proyectos, para que la formalización del contrato con Tarmac pueda realizarse, siempre y cuando mantenga sus compromisos”. Así ha resumido la posición del Gobierno aragonés respecto al aeropuerto turolense el consejero Rafael Fernández de Alarcón, que ha comparecido esta mañana, a petición de CHA, en la Comisión de Obras Públicas, Vivienda, Urbanismo y Transportes de las Cortes de Aragón, para explicar la gestión pública en esta infraestructura.

El consejero ha resumido la gestión del anterior Ejecutivo y los pasos seguidos desde su llegada, a mediados de julio, al frente del Departamento de Obras Públicas, Vivienda, Urbanismo y Transportes. En este sentido, Rafael Fernández de Alarcón ha recordado que en 2008 se licitó el proyecto, cuyas obras se entregaron este 2011.

El punto de fricción llegó, según lo relatado por el consejero, a la hora de firmar, el pasado 5 de septiembre, el contrato definitivo de concesión administrativa con la empresa Tarmac. “Ellos insistieron en que no firmaban el contrato si no se firmaba el acuerdo con el anterior consejero”, ha asegurado Fernández de Alarcón. Se trataba de una adenda “privada, que debería haberse hecho pública en su día,” sobre la pavimentación de unos 12.000 metros cuadrados para destinarlo al reciclado de aeronaves.

“Asumimos los compromisos adoptados, pero no podemos firmar contratos para los que no teníamos los informes técnicos necesarios, no era el momento procesal de firmarlo. La firma entonces era extemporánea y no ajustada a la legislación vigente”, ha justificado el consejero, por lo que quedó suspendido el cierre del contrato.

Sin embargo, Fernández de Añarcón ha asegurado que “la firma sigue siendo posible y esperamos que así lo sea. La voluntad del Gobierno de Aragón es llevar adelante este proyecto, mantenemos voluntad de encontrar soluciones satisfactorias para ambas partes. Tarmac nos ha notificado cuáles son los requisitos adicionales necesarios, que ellos valoran en unas obras de 4,83 millones de euros. Todo esto se estudiará con informes técnicos, medioambientales y financieros, y veremos cómo financiar las obras”.

Desde el Grupo Parlamentario de CHA, solicitante de la comparecencia, Gregorio Briz ha agradecido la información sobre lo ocurrido con el contrato de adjudicación, si bien ha pedido “ser cuidadosos en el proceso”, porque “es preocupante la sensación de irregularidad que puede proyectar”. “Hay una voluntad de firmar la adjudicación, pero esos flecos de esa adenda privada asumida por el consorcio no están del todo claros”, ha expuesto Briz. El diputado de CHA ha pedido conocer qué escenario si abriría “si la empresa no acepta los términos”, y ha concluido afirmando que “no es posible que, después de una inversión multimillonaria, se esté pendiente de las decisiones de una empresa privada”.

Para el G. P. Popular, como ha asegurado su portavoz, Javier Campoy, los errores vienen de la gestión del anterior Ejecutivo porque “se diseñó un aeropuerto sin tener claro ni su uso ni su explotación, para después no encontrar empresas para su explotación, en un proyecto difuso con una alta inversión”. “Pero el aeropuerto está construido”, ha continuado Campoy, “y vamos a hacer todo lo posible para que no decaiga el proyecto”. “Pero hay que defender los proyectos con rigor jurídico, transparencia, solidez y eficiencia de los recursos públicos”, ha concluido el diputado popular.

El portavoz del G. P. Socialista ante esta Comisión, José Ramón Ibáñez, ha criticado la gestión del actual Ejecutivo y ha asegurado a Fernández de Alarcón que “el Consorcio no ha hecho lo que se aprobó desde que usted es responsable del mismo”. Por eso, Ibáñez ha mostrado su preocupación porque “están poniendo en riesgo un proyecto estratégico para Teruel y abre nuevas oportunidades para la provincia”. Por eso, el diputado socialista ha solicitado al Ejecutivo “que hagan todos los esfuerzos necesarios para que una proyecto tan importante para Teruel no se caiga”.

Para Manuel Blasco (PAR) “la obra de Caudé no ha sido fácil, pero es importante y merece la pena seguir apostando por ella. No están los tiempos para abandonar los proyectos que generan empleo, cohesionan territorio y crean infraestructuras”. “Es bueno conocer los inconvenientes que existen y las medidas que deben adoptarse”, y “todos debemos ser conscientes de que hay que jugar entre dos líneas: voluntad de mantener el proyecto y cumplimiento estricto de la normativa vigente”.

Miguel Aso (IU) ha recordado que “el fin no justifica los medios” y “lo único que ahora está en el aire son los prometidos 170 puestos de trabajo”. “Caudé es un despropósito aeroportuario, cuando en verdad debíamos haber fortalecido el de Zaragoza, en vez de crear los de Huesca y Teruel”, ha expuesto el portavoz de IU, para quien “la Administración hace un desembolso más que cuantioso para hacer un traje a medida, que ahora no nos cabe, para una actividad concreta”. Por todo ello, ha expresado sus dudas sobre el coste final, la estabilidad del proyecto o las previsiones de puestos de trabajo.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

Local3 ECOEMBES COMARCA 2016