El Consejero Saz dice que dos terceras partes del los Presupuestos son para Política social y la oposición dice que son una declaración de Guerra a esas mismas politicas

Lunes, 12 Noviembre , 2012 | Por | Categoria: Aragón

Los grupos de la oposición en las Cortes de Aragón han considerado que el proyecto de ley de Presupuestos de la Comunidad autónoma para 2013 es “una declaración de guerra a las políticas sociales”, según ha precisado la diputada socialista Ana Fernández, que “desmonta lo público y abre puertas a la privatización”, ha agregado el diputado de CHA, José Luis Soro, con “462 millones de euros menos en gasto social”, ha precisado el diputado de IU, Adolfo Barrena.

 

Así lo han manifestado con ocasión de la comparecencia del consejero de Hacienda y Administración Pública, José Luis Saz, en comisión, en las Cortes de Aragón, con la que se ha iniciado la ronda de comparecencias de los consejeros autonómicos y la tramitación parlamentaria de los Presupuestos de la Comunidad para 2013.

 

La diputada del PSOE, Ana Fernández, ha asegurado que acoge este Presupuesto con “tristeza, desconfianza e indignación” porque se produce “el mayor recorte de los últimos 15 años”, afectando a salud, educación, servicios sociales, empleo, vivienda, cultura, deporte y fondo de solidaridad con el que “están desmantelando el Estado del bienestar”, que “va a incidir en el sufrimiento de los ciudadanos”.

 

Además, son “unos presupuestos falsos” porque están “superados por la realidad” y ha mostrado su “indignación” por incluir la recaudación del céntimo sanitario que el Gobierno dice que no va a aplicar. “Si van a subir los impuestos, díganlo claramente”, para criticar que “se prime a las comarcas y se abandone a los ayuntamientos”.

 

El diputado de CHA, José Luis Soro, ha lamentado que la política del Gobierno “no es de tijera, es más grave, es de tierra quemada” porque “están desmontado lo público, abriendo puertas a la privatización” para crear una “sociedad de castas”, donde “todo baja menos las comarcas”, a las que hace “flaquísimo favor” porque “sabemos que ese dinero irá a gasto corriente”.

 

Igualmente, ha criticado la “obsesión” de “actuar siempre sobre los gastos y no sobre los ingresos”, para proponerle incrementar la recaudación en el IRPF, del impuesto de patrimonio y gravar los depósitos en entidades financieras, así como “ser valientes” y defender el Estatuto de Autonomía para conseguir el acuerdo económico financiero entre Aragón y el Estado.

 

EN LA PÚBLICA ME ENSEÑARON A RESTAR

 

El diputado de IU, Adolfo Barrena, ha asegurado que “en la pública me enseñaron a restar” y “si gestionan 500 millones menos es que gastan 500 millones menos”, que afectan a las políticas sociales por lo que “háganlo, pero no engañen”, con unas partidas como la del Ingreso Aragonés de Inserción que será “insuficiente”, y con solo el diez por ciento del presupuesto destinado a empleo.

 

Al respecto, se ha preguntado “por qué no se incentiva el empleo con inversión pública”, al tiempo que ha remarcado el incremento de los “intereses especulativos de la deuda” y ha pedido aumentar el impuesto para las rentas altas y las fortunas ya que actualmente “de cada diez euros de impuestos, nueve los pagan trabajadores, pensionistas, ciudadanos y solo uno las rentas del capital”.

 

El parlamentario del PAR, Antonio Ruspira, ha reconocido que estos son unos presupuestos “duros”, pero por “el techo de gasto” fijado para el cumplimiento del déficit y que han de “adaptarse” a la reducción de ingresos y ha resaltado que “los capítulos donde puede gestionar el Gobierno de Aragón no suponen ninguna reducción” y sí los que provienen de la Administración central y de la Unión Europea.

 

Por eso “hay que trabajar para mejorar la financiación autonómica y apoyarnos en el Estatuto de Autonomía”, para señalar que hay un “borrón” presupuestario en la reducción de la aportación a instituciones sin fines de lucro y familias y opinar que con una mayor “flexibilidad del déficit” se podrían obtener los 200 millones de euros que faltan en estos ámbitos.

 

El diputado del PP, Jorge Garasa, ha considerado que la oposición “verá siempre el vaso medio vacío”, para resaltar que los Presupuestos son “cuidadosos en el objetivo de estabilidad”, tienen “contención y eficiencia del gasto público y saneamiento de las cuentas de la Comunidad” y “priorizan las políticas del bienestar”, que reciben “casi dos de cada tres euros”.

 

Además, hay una “apuesta” por la creación de empleo, para precisar que se destinan 251 millones al pago de los intereses de una deuda sobre la que ha dicho que “no gobernamos durante la creación de ese desastre”, que “ahora asumimos para darle solución y por responsabilidad”.

 

CALIDAD EN LOS SERVICIOS

 

El consejero de Hacienda y Administración Pública, José Luis Saz, ha comentado “querría más, es obvio” para gasto social, si bien con las partidas consignadas “puede sostenerse perfectamente una prestación de calidad en los servicios públicos”, para argumentar que “tenemos 478 millones menos”, pero eso “no lo decide este Gobierno”, sino que “es la realidad económica del país y de Aragón”.

 

Esa minoración se debe a la reducción de las partidas transferidas desde la Administración General del Estado, así como a la disminución del déficit y de los fondos recibidos de la financiación autonómica.

 

El consejero ha subrayado que hay un “compromiso máximo” para “contribuir a las políticas sociales y a la generación de empleo” y para eso “dos terceras partes del presupuesto” es para gasto social y hay 484 millones para el plan de crecimiento y empleo.

 

Así, ha relatado que de los 4.587,2 millones de euros gasto no financiero –un 9,45 por ciento menos que en 2012–, 2.823 millones son para sanidad, educación, protección social y vivienda social y ha precisado que se incrementa en 20 millones de euros la partida a las comarcas, algo que “obedece a una territorialización de la prestación de diversos servicios sociales”, para “vertebrar el territorio”.

 

Por otra parte, ha asegurado que “vamos a seguir buscando la eficiencia” y hay un descenso de 113,5 millones de euros en gastos corrientes fruto de las medidas de ahorro en aspectos como alquileres, uso de vehículos, ahorro energético y la racionalización de contratos externos.

 

El titular de Hacienda ha reconocido que hay un incremento de cerca del 50 por ciento de los gastos financieros, “muy doloroso”, pero “ineludible” para destinar 250 millones de euros al pago de los intereses de la deuda, más otros 513 millones destinados a amortizaciones.

 

Así, si a los gastos no financieros se suman los financieros las cuentas de la Comunidad autónoma para 2013 se elevan a los 5.107,2 millones de euros, un 4,16 por ciento inferiores al año anterior.

 

José Luis Saz ha señalado que un tributo a las altas fortunas no tendría repercusión en las cuencas de la Comunidad puesto que en Aragón solo afectaría a entre 15 y 20 personas, mientras que ha sostenido que “el endeudamiento no tiene nada que ver con la política liberal, sino todo lo contrario” y para “salir” de él se “va a tardar unos años y se conseguirá reduciendo año a año al déficit”.

 

CÉNTIMO SANITARIO

 

Sobre el céntimo sanitario, ha precisado que solo se recaudaría ante una “disminución notable de los ingresos”, para argumentar que con la “nueva arquitectura presupuestaria” si no se incluye y se llega a implantar, la recaudación solo se podría destinar a amortización de deuda y no a políticas sociales, para indicar que, si no se aplica, esa partida de 40 millones de euros quedaría “absorbida” por la “inejecución” de entre el tres y el seis por ciento que hay en todo presupuesto, ha apostillado.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone