El monte de Aliaga camina firme hacia su recuperación

sábado, 16 agosto , 2014 | Por | Categoria: ACTUALIDAD PROVINCIAL

imagenes_IMG_1118_4ab37eb2

El siguiente paso consistirá en una nueva repoblación, con un coste de 175.000 euros
Desde el incendio, en 2009, se han invertido 5,4 millones de euros

La Dirección General de Gestión Forestal continuará los trabajos de recuperación de la cubierta vegetal de los montes de Aliaga y Ejulve (Teruel). En una nueva fase de recuperación tras el incendio de 2009, esta vez, y con cargo al Fondo de Inversiones de Teruel (FITE),  se va a actuar en el monte de utilidad pública nº 52 “Muela Cerra” en el término municipal de Aliaga.

El coste de los trabajos se eleva a 175.000 euros. El Monte 52 cuenta con una superficie susceptible de ser repoblada de aproximadamente 150 hectáreas, de las cuales 40 corresponden a una zona que ya se repobló pero que tuvo un desarrollo escaso, en parte por la voracidad de las cabras montesas, y el resto a laderas de fuerte pendiente pobladas anteriormente por un pinar natural.

La repoblación tendrá una densidad de 1.200 plantas por hectárea distribuidas entre Pinus nigra,  a una densidad de 900 plantas por hectárea, y Quercus ilex, con una densidad de 300 plantas, también por hectárea.

Roque Vicente entiende que “teniendo presente que tras un incendio, el objetivo general es el de recuperar el paisaje que había anteriormente, lo prioritario pasa, sin duda, por reparar la pérdida de la cubierta vegetal. Como consecuencia de los fenómenos erosivos, las medidas a adoptar con mayor urgencia son aquellas que contribuyen de una parte a disminuir la pérdida de suelo y de otra que permitan y faciliten la restauración de la cubierta vegetal original”.

La debilidad de las plantas que se introducen en la repoblación forestal y las condiciones del terreno hacen necesaria su preparación. Por tanto, primero se realizará un ahoyado con retroaraña. La densidad de ahoyado será en todos los rodales de 1.200 hoyos por hectárea y se abrirán realizando la remoción del terreno con un cazo de al menos 60 centímetros de anchura y profundidad, ya que garantiza una profundidad suficiente y remueve la suficiente cantidad de terreno como para asegurar una mayor supervivencia de las plantas.

En cualquier caso, la preparación del terreno deberá ejecutarse al menos con 3 meses de antelación a la plantación.

Esta repoblación pretende mejorar el control de la erosión laminar, prevenir el arrastre de sólidos y aumentar el tiempo al pico de la avenida. La repoblación tiene, por tanto, un carácter eminentemente protector y reconstructor de estadios más cercanos a la vegetación climática. De hecho, no sólo tiene que ver con los supuestos clásicos de lucha contra la erosión hídrica, sino que también está relacionada con la mejora de equilibrios biológicos y de los suelos, de las aptitudes cinegéticas o del paisaje, entre otros aspectos.

Inversión millonaria

Hasta la fecha se ha invertido en las labores de restauración forestal de este siniestro 5,4 millones de euros. Las hectáreas quemadas en 2009 sumaron 7.200.

Además de este incendio, el mismo día 22 de julio de 2009, se trabajó en la extinción de otros fuegos: el de Corbalán-Cedrillas-Castelfrío, que afectó a una superficie cercana a las 1.000 hectáreas; y el incendio de Alloza-Crivillén, que quemó algo más de 1.580 hectáreas.

Aliaga es el término donde la afección a terrenos particulares alcanzó una mayor proporción (casi el 80% de la superficie quemada es de titularidad particular).

Roque Vicente, director general de Gestión Forestal, indicó que “en el incendio de Aliaga-Ejulve se comenzó a trabajar en las labores de restauración al día siguiente de darlo por extinguido. Los primeros trabajos se ejecutaron a mitad de agosto de 2009 y comenzaron con la corta de la vegetación quemada en las orillas de los caminos y carreteras principales. Luego continuaron los trabajos en los montes de gestión pública con la retirada y eliminación de la madera quemada así como los de construcción de pequeñas obras de retención de sólidos, como fajinas y en febrero de 2011 terminaron”

Por otra parte, en los montes particulares afectados por el incendio de 2009 se ejecutaron, al año siguiente, siete subvenciones con una superficie final de actuación de aproximadamente 70 hectáreas y una inversión de 136.500 euros.

Ya en el año 2011 se aprobaron 4 expedientes de subvención con una inversión de 80.000 euros y una superficie de actuación de 46,8 hectáreas.

La Dirección General de Gestión Forestal calcula que sería necesario acometer trabajos de repoblación en aproximadamente 730 hectáreas en esta zona.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone