La economía aragonesa creció un 0,5% en el segundo trimestre de 2011

Jueves, 29 Septiembre , 2011 | Por | Categoria: Aragón

La economía aragonesa creció un 0,5% en el segundo trimestre de 2011

Las exportaciones crecieron un 21,3% entre abril y junio

Aragón creció en torno al 1% en 2012 según las previsiones de la consejería

El consejero de Economía y Empleo del Gobierno de Aragón, Francisco Bono y el director general de Economía, José María García han presentado el Boletín Trimestral de Coyuntura Económica correspondiente al segundo trimestre de 2011.

En el segundo trimestre de 2011 la economía aragonesa desaceleraba su ritmo de actividad, en sintonía con el entorno nacional e internacional, apoyando su crecimiento exclusivamente en el sector exterior, que también tendía a moderar su dinamismo. A pesar de ello, el mercado de trabajo aragonés frenaba su deterioro en el segundo trimestre de 2011.

Esta situación, junto a los indicios de continuidad de esta tendencia a la desaceleración en los dos próximos trimestres, nos lleva a una revisión a la baja de las perspectivas de crecimiento para la economía aragonesa.

Según las estimaciones realizadas por el Departamento de Economía y Empleo del Gobierno de Aragón sobre los datos de la Contabilidad Nacional Trimestral de España elaborada por el INE, el Producto Interior Bruto de Aragón creció un 0,5% en el segundo trimestre de 2011, tres décimas por debajo de lo observado en el trimestre precedente y dos menos que el promedio de España. Por otro lado, estos ritmos de actividad continuaban alejados de la media de la eurozona, que era del 1,6% en el mismo período, reflejando la fragilidad de la recuperación de la economía española.

Desde la óptica de la demanda, el hecho más destacable en el segundo trimestre es que el débil crecimiento de la economía aragonesa se ha apoyado por completo en el sector exterior, ya que todos los componentes de la demanda interna sufrían una contracción. Las exportaciones de manufacturas aragonesas crecieron un 21,3% en el segundo trimestre del año en términos corrientes, mientras que las importaciones lo hicieron un 14,1%, de manera que el saldo comercial continuaba siendo positivo, ascendiendo a 522 millones de euros en el segundo trimestre, tres millones por debajo del récord alcanzado el trimestre anterior.

Desde el punto de vista de la oferta, en el segundo trimestre en Aragón se moderaba el ritmo de crecimiento de la industria y los servicios, a la par que también desaceleraba la contracción de la construcción. El sector industrial, que venía acelerando durante los cuatro trimestres anteriores, se ralentizaba para anotar un avance del 3,8% en el segundo trimestre, tasa no obstante muy dinámica. Los servicios moderaban también su crecimiento registrando una modesta tasa anual del 0,6%, tres décimas menos que el precedente. El sector de la construcción sufría una nueva contracción, del 6,4% en tasa anual, pero hay que señalar que se producía un cambio de tendencia, ya que tras cuatro trimestres de aceleración en la contracción en este último se moderaba el ritmo de caída.

A pesar de la evolución descrita por la economía, el mercado de trabajo aragonés frenaba su deterioro en el segundo trimestre de 2011. Éste mostraba cierta mejoría respecto al primer trimestre, con aumentos de la población activa y del empleo y una disminución del paro, lo cual facilitaba una moderación del deterioro en términos interanuales.

Los indicadores parciales disponibles señalan que a lo largo del verano Aragón seguía participando de la tendencia global a una intensificación de la desaceleración, siendo visible un empeoramiento generalizado en la mayor parte de dichos indicadores. Adicionalmente, las perspectivas globales son de continuación del debilitamiento para el cuarto final del año.

La situación descrita, así como el empeoramiento de las perspectivas para el segundo semestre, nos lleva, necesariamente, a revisar a la baja las previsiones de crecimiento para 2011, de forma que se espera que en el promedio del año el PIB de Aragón crezca en torno a un 0,5% en tasa anual. Para el próximo 2012 se espera una lenta pero progresiva mejoría a medida que avance el año, de forma que el PIB de Aragón podría experimentar un crecimiento en torno al 1,0% en media anual.

El principal riesgo que afronta la economía aragonesa es que la desaceleración de las grandes economías receptoras de las exportaciones regionales se convierta en recesión, lo que reduciría con mayor intensidad el ritmo exportador y por ende el ritmo de actividad en el sector industrial, soporte del crecimiento aragonés desde que comenzó la tímida recuperación.

En sentido contrario, una rápida disipación de los riesgos globales, que vendría de la mano de un cambio de r

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone