La noche de José Luis (Por Jesús Blasco)

Viernes, 20 Julio , 2012 | Por | Categoria: Opinión

Las elecciones generales de nuestro país en el año 1977, arrojaron un resultado muy favorable para UCD. 166 escaños acercaban a Adolfo Suárez a la mayoría absoluta. Le seguía en resultados el PSOE de Felipe González (120 escaños), y muy lejos, con resultados discretos, el PCE de Santiago Carrillo (19 escaños) y Alianza Popular (Manuel Fraga) 16 escaños.

El Congreso así constituido, con dos grandes bloques y con presencia ya importante de catalanes y vascos (11 y 8 diputados, respectivamente), tuvo como objetivo fundamental la elaboración de la Constitución Española, documento imprescindible para regular la convivencia de los españoles en el incierto futuro que se avecinaba. Los políticos de la época tenían el objetivo claro y no cejaron en el empeño.

Así las cosas, en 1978 se negociaba arduamente en España el contenido de la Constitución. La situación económica, política y social, hacía que pareciera imposible el pacto, y la situación amenazaba con tornarse imposible, lo que podía significar la ruptura total, el fracaso del proceso constitucional y una nueva época negra y de conflictos para nuestro país, que se veía desbordado por la conflictividad social, la inflación, la precariedad económica y el terrorismo de ETA.

En éste contexto, y a punto de romperse el diálogo (el constitucional y el político), se celebró en un restaurante madrileño (Restaurante José Luis), una famosa cena entre dos políticos destacados de la época, Fernando Abril Martorell y Alfonso Guerra, que desbloqueó la negociación de una constitución abocada al fracaso si no existía el consenso entre los dos grandes partidos de la época (la UCD de Suárez y el PSOE de González).

La cena pasó a la Historia como “la noche de José Luis”, y en ella, los dos líderes políticos desbloquearon la situación, lo que posibilitó la aprobación posterior de la Constitución. Lo hicieron con generosidad, y cediendo ampliamente cada uno de ellos en sus posturas. De ésta manera, con diálogo, negociación y cesión, pudo superarse la situación y desbloquearse y aprobarse la CE, fuente de progreso y bienestar para España desde entonces y hasta ahora.

En la actualidad (2012) la composición de las Cortes Españoles es parecida, con dos bloques destacados (PP y PSOE), y presencia importante de partidos nacionalistas (CiU y PNV), y la situación social y económica complicada, como la de entonces, aunque sean distintas las circunstancias. ¿Puede ser pues posible ahora el consenso?.

Personalmente creo que sí, que la situación exige generosidad y pacto, y que solo de ésta manera la clase política recuperará la credibilidad perdida. Sin duda, el PP está legitimado para aplicar su política porque ganó las elecciones por mayoría absoluta y rotunda en el conjunto de España y en la mayoría de las CC. AA, y el PSOE lo está, porqué sufrió una dura oposición en los momentos de debilidad de Zapatero y no lo olvida, y además controla la calle y lo sabe.

Pero ni el PP puede cumplir el programa electoral que presentó, ni el PSOE debe olvidar que su fracaso político contribuyó de manera decisiva a que España esté como está. Pero cabe preguntarse ¿a qué nos conduce que uno aplique el rodillo legítimamente y a qué, que otro incendie la calle también legítimamente? Creo que a la nada y al caos, y ya sabemos de lo que somos capaces cuando media España se enfrenta a la otra.

Desde mi humilde insignificancia, pido a los políticos responsabilidad y prudencia, a los que gobiernan y a los que piensan que deberían gobernar, y les pido que presenten de la mano en Europa un plan de ESPAÑA para la recuperación económica, que sea aceptado por TODOS, suscrito por TODOS y defendido por TODOS, y solo así se nos respetará en Europa. Pido a los políticos en suma, que se sienten a cenar, que vayan a José Luis, una noche o cuarenta, y que emulando a Abril y Guerra, dialoguen, pacten, sean generosos, y sobre todo y por encima de todo se respeten. Solo respetándose a si mismos y a los demás, recuperarán la credibilidad y la confianza de TODOS.

Jesús Blasco Marqués.

Abogado, Presidente del Consejo Aragonés de Cámaras de Comercio.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone