La soledad del corredor (Por Luis Esteban )

lunes, 11 septiembre , 2017 | Por | Categoria: Opinión

La soledad del corredor.

Tras su aparición, ñapeo y sorpresiva resurrección, la dolina, todavía empadronada en la Avenida Europa, pasa, en el corredor, lo que pueden ser sus últimos días.

Consciente de su escaso porvenir, de que no cabe procedimiento de apelación alguno y de que probablemente le quedan un par de telediarios, sigue confiando en su baraka.

En sus agitados sueños se contempla a si misma como el lago que nunca tuvo el Nuevo Ensanche: patos, peces koi, barbos dorados, nenúfares, lechugas de agua, enamorados remando su amor, niños navegando sus veleros desde la orilla…

Pero la realidad se muestra muy distinta. Vuelta a la vida en tormentosa noche, plena de truenos, rayos y centellas, pasa sus últimos días en la galería. Tan solo recibe consuelo de los voluntariosos miembros de la Real Sociedad de dolinas, depresiones, oquedades, socavones, agujeros y similares, del Secretario del Gabinete Geológico local, del Club de Fans y de su abogado de oficio.

El tiempo pasa lentamente y los compañeros veteranos alivian su angustia vital a base de tabaco, chascarrillos y sucedidos, como aquel del infierno español en que un día no había carbón, otro faltaba la pala, otro no aparecía el mechero……

Luis J. Esteban. Teruel.          Julio 2017.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone