Las finanzas públicas aragonesas, a pesar de la difícil situación económica, presentan una posición más favorable que la media de las comunidades autónomas

Jueves, 29 Julio , 2010 | Por | Categoria: Portada

El consejero Alberto Larraz explicando los datos económicos

El PIB aragonés se contrajo un 1,1% interanual en el primer trimestre de 2010

Todas las comunidades autónomas, responsables de más de un tercio del gasto público en España, han tenido que adaptarse a un mayor control de las finanzas públicas. Para ello se han ajustado a la normativa vigente en materia de estabilidad presupuestaria. Dado que Aragón, en el transcurso del último quinquenio ha mantenido una posición más ortodoxa a la hora de ajustarse a la normativa de estabilidad presupuestaria, la Comunidad autónoma se encuentra en estos momentos en una posición más favorable, de manera que, en los años previos a la crisis, experimentó una consolidación de la ratio deuda/PIB, ampliando el diferencial con la media nacional.

Así lo ha confirmado el consejero de Economía, Hacienda y Empleo del Gobierno de Aragón, Alberto Larraz, en el transcurso de la presentación del informe de coyuntura económica que ha llevado a cabo esta mañana.

El responsable de las finanzas autonómicas ha adelantado que la economía aragonesa experimentará en 2010 y 2011 un comportamiento similar al promedio nacional. Así, ha avanzado que el Producto Interior Bruto de la Comunidad Autónoma experimentará un decrecimiento en torno al 0,3% en 2010 y un crecimiento positivo del 1,3% en 2011. Por lo que respecta al Índice de Precios al Consumo, las estimaciones que baraja el Departamento de Economía, Hacienda y Empleo apuntan a que podría experimentar un incremento cercano al 1,5% en ambos ejercicios.

El comportamiento del mercado de trabajo, por otra parte, aunque presenta una notable mejoría respecto a las cifras de los últimos 24 meses, no permite hablar aún de crecimiento.

En el transcurso de su intervención, Alberto Larraz ha explicado que, al igual que ha ocurrido con la mayor parte de las economías desarrolladas, Aragón ha moderado su ritmo de contracción anual. Así las cosas, el PIB aragonés se contrajo un 1,1% interanual en el primer trimestre de 2010, frente al -3,1% del trimestre anterior.

Atendiendo al comportamiento de los sectores productivos, la Industria continuó desacelerando su ritmo de caída en el primer trimestre del año, tendencia que podría continuar en este primer semestre del año, tal y como señalan los indicadores parciales. La Construcción, sin embargo, en el mismo periodo de tiempo experimentó un leve empeoramiento y, dados los últimos ajustes del gasto público, podría ralentizar su recuperación.

Por lo que respecta al sector Servicios, en el primer trimestre estabilizó su comportamiento, lo que tiene especial relevancia dado el peso relativo que tienen en la producción, el empleo. Una estabilización, por otra parte, que también se ha visto reflejada en el consumo de los hogares.

Otros indicadores positivos son, por ejemplo, la inversión en bienes de equipo, que se acerca a terrenos positivos, la inversión en Construcción o la aportación positiva del sector exterior al crecimiento económico.

En cuanto al comportamiento del mercado laboral, a pesar de que comienzan a registrarse las primeras señales de moderación, en el primer trimestre del año han continuado los ajustes, de manera que: la población activa se redujo en un -0,9%, y la ocupación se contrajo un -3,4%, con lo que la tasa de paro se situaba en el 15,2%. Un registro que, sin embargo, continúa manteniendo el diferencial con la media española, que se sitúa, con cinco puntos porcentuales, por encima de la aragonesa.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone