Mi granito de arena (por José Antonio Virto )

Miércoles, 21 Abril , 2010 | Por | Categoria: Opinión

Otras posibilidades de futuro.

No soy el primero y desde luego no seré el último. Todo lo contrario. El tema que traigo hoy a este espacio cibernético es viejo pero no por ello menos importante y se trata, ni más ni menos, que del futuro de nuestra ciudad y de buscar, o más bien seguir buscando, posibilidades de desarrollo que la ayuden no solo a sobrevivir sino a crecer y a ofertar cada vez más oportunidades a los turolenses y a cualquiera que la elija como lugar de residencia.

No creo que exista ninguna propuesta milagrosa capaz de hacer realidad, ella sola, todos nuestros deseos y expectativas. Creo más bien que se trata de encontrar muchas de ellas que, de forma conjunta, nos aporten posibilidades de futuro.

Se han hecho grandes esfuerzos por conseguir dotar a Teruel de un Campus Universitario que pueda llamarse así, y se ha conseguido avanzar en este aspecto aunque estemos todavía lejos de cubrir los objetivos.

Se ha avanzado en las comunicaciones, ¡Por fin!, y ahora disponemos de enlace por autovía con Zaragoza y Valencia, si bien queda todavía mucho por avanzar en lo que a transporte público se refiere y cuando hablamos de transporte público no cabe duda de que el tren de alta velocidad es fundamental y he dicho alta velocidad con todo lo que ello conlleva, como doble vía, electrificación y tiempos de trayecto realmente cortos.

Tenemos, además de un viejo polígono industrial a media ocupación, y un polígono industrial moderno, Platea, con una capacidad más que importante para alojar industria aunque los tiempos que corren desde que se terminó no han constituido una ayuda para avanzar en su ocupación, pero es cierto que como dice el refrán “no hay mal que cien años dure” y yo, al igual que otros muchos, pienso que Teruel está bien ubicada en el corredor Cantábrico-Mediterráneo y que con unos buenos transportes puede resultar atractiva a muchos tipos de industria.

Tenemos también en construcción un aeródromo, que si bien no tenemos claro, los turolenses en general, como y para qué nos va a servir finalmente si los usos previstos en un principio ya no se materializan, no cabe duda de que puede aportar un plus de interés a alguna actividad y que quizás, quien sabe, pueda existir en un futuro un mínimo transporte de viajeros que nos comunique con otras ciudades, aunque sea con unos pocos viajes a la semana.

Está claro que todas estas iniciativas públicas o institucionales pueden contribuir a mejorar las perspectivas futuras de nuestra ciudad, pero no creo que sean suficientes y es necesario que sigamos poniendo en marcha otras, de tipo público o privado que ayuden a conseguir esa meta.

Se ha hablado en muchas ocasiones de promocionar el turismo y de convertir a Teruel en ciudad de congresos, y a ello ha contribuido el desarrollo hotelero y otras grandes actuaciones como lo han sido Dinópolis y el Palacio de Exposiciones, y que en su actividad dependen mucho también de un buen transporte público.

Hecho este breve resumen previo, quisiera ahora aportar una idea a nuestros políticos y gobernantes, por si la consideran de interés.

No resulta fácil traer industrias y crear puesto de trabajo, eso creo que lo tenemos todos muy claro así que tendremos que pensar en otras posibilidades como “quitárselos a los que tienen más”.

En la tierra de mi mujer, la Tierra de Campos, existen muchos palomares de “palomas bravías”. Estas palomas no tienen dueño en realidad, y son animales silvestres que buscan un refugio o alojamiento donde hacen su nido y se refugian, pero que lo cambian por cualquier otro que ofrezca mejores condiciones y los propietarios de esos palomares se hacen con las palomas de otros a base de perfumar su palomar y mantenerlo más limpio y confortable que los otros.

Pues bien, esa es la propuesta que traigo aquí: Atraer, la palabra robar resulta un poco dura y exagerada, a trabajadores de otros sitios que vengan a residir en nuestra ciudad, sin necesidad de crear puestos de trabajo para ellos.

Hoy esto es posible puesto que cada vez el teletrabajo está alcanzando mayores cuotas de ocupación. Cada vez más trabajadores realizan su trabajo en casa, delante de su ordenador, y conectados a la red de redes, Internet, eso si, bien conectados a través de una líneas rápidas, fiables y seguras.

Y la pregunta que muchos se harán es ¿Y como podemos perfumar nuestra ciudad para atraer a esos trabajadores? Pues la realidad es que gran parte del perfume ya lo tenemos, y es ni más ni menos que nuestra calidad de vida. Las grandes ciudades son cada vez más inhóspitas, para los mayores y para sus hijos, y en eso tenemos nosotros mucho que ofrecer.

Es imprescindible el conseguir en primer lugar que algunos operadores mejoren sensiblemente las líneas y la velocidad de comunicación y en segundo lugar habría que incentivar además a estos “teletrabajadores” con medidas como alquileres subvencionados o a un precio razonable o cualquier otro aliciente que pueda resultar atractivo.

Estoy convencido de que este es un filón que se encuentra sin explotar y para el que Teruel, con su tamaño intermedio, presenta unas condiciones inmejorables, con un equilibrio entre tranquilidad y seguridad ciudadana y unos servicios sanitarios y administrativos que, complementados con el comercio que parece se quiere instalar en la comarca, son difíciles de superar.

Pero cuidado, tenemos que empezar a gestionarlo pronto y bien.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone