Ni gente para una riña (Ver videos)

Jueves, 8 Julio , 2010 | Por | Categoria: Especial VideoGalerias de fotos

Pase de muleta de Jiménez Fortes

El novillero Madrileño Alberto López Simón fue el triunfador de la Novillada de Feria

Seis novillos de Sánchez Urbina de Salamanca. Correctos de presentación, descastados, mejor el sexto.

Alejandro Henriquez.- Corinto y oro.- Silencio y petición con vuelta al ruedo.

Jiménez Fortes.- Burdeos y oro.- Oreja y saludos tras aviso. López Simón.- Oreja y oreja con aviso.

Jugaba España y ganó. Hubo toros y perdieron, algo muy habitual, el poder de convocatoria entre un festejo taurino y un partido de fútbol no se puede comparar, y más si en esta ocasión se jugaban algo importante como así era. El empresario de la plaza de toros de Teruel también se jugaba mucho, su dinero, y lo perdió. Ni el abono acudió a la plaza. Los tendidos desiertos a la hora del paseíllo. Tocaron retirada a la muerte del quinto y como el séptimo de caballería salieron a galope, como si Torosentado y el mismo Jerónimo hubieran unido sus fuerzas para atacar. Cuando los tres novilleros abandonaron la plaza fue tristísimo. Cruzaron los cincuenta metros de albero, y creo que se le hizo más largo que si hubieran tenido que cruzar un desierto.

Los novillos de la ganadería salmantina de Sánchez Urbina correctos de presentación no dieron muchas facilidades a la terna. En unas ocasiones por su mansedumbre, otras por su poca fuerzas, y otras porque a lo mejor los novilleros tampoco supieron sacarles algo más de partido.

A las manos del novillero madrileño Alberto López Simón que debutaba en esta plaza fueron a parar los dos mejores novillos del encierro. Me pregunto si fue casualidad o son eso, las manos, lo que los hicieron mejores que sus hermanos.

Realizó dos faenas distintas, la primera más hacía la galería. Comenzó de rodillas en el centro del platillo citando al novillo y le recetó una buena serie de muletazos. Luego en pie siguió con buenas maneras por ambos pitones, ya para que no faltará nada hasta se dejó coger. Tal eran sus ganas de agradar que se pasó de faena y el presidente le mando un aviso. Luego le concedió una oreja tras matar de pinchazo, estocada desprendida y descabello. La segunda faena fue otra cosa, tuvo calidad la mayoría de las cosas que le hizo al novillo, sobre todos dos series con la mano izquierda toreando de frente en donde corrió la mano resultando los muletazos de gran belleza plástica. También resultaron hondos y de buen corte los ejecutados con la mano diestra, que fueron bien rematados con largos pases de pecho. Resumiendo que a este joven novillero se le ven cosas y a mí en algunas facetas de sus dos faenas me recordó en algunos pasajes a César Jiménez y en otros a José Tomás por su quietud y los terrenos que pisó. Al segundo novillo lo mató de estocada en lo alto que necesitó del descabello, el público pidió las dos orejas para el novillero, pero el señor presidente solo concedió una.

Alejandro Enrique, primer espada de la tarde pecho con la más fea, su lote de mal estilo y descompuesto comportamiento le dio pocas opciones para mayores cosa que las que hizo. Le puso ganas y voluntad pero de ahí no paso la cosa. Se guardó silencio en su primero y dio la vuelta al ruedo en el cuarto tras tímida petición.

Jiménez Fortes acabando la faena

Jiménez Fortes repitió en esta plaza después de su presentación el día de San Jorge en la primera novillada de la temporada. No pudo repetir su anterior actuación en la que destacó entre la terna y aunque no defraudó y estuvo dispuesto para conseguir cosas de mayor importancia, ayer se tuvo que conformar con una oreja en su primero y la ovación del quinto.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone