Ramón Boter deslumbra en la inauguración de su muestra en la Fundación Térvalis (Videogaleria)

Jueves, 18 Mayo , 2017 | Por | Categoria: Cultura

Ramón Boter, junto a dos de sus obras

La sala de exposiciones de la Fundación Térvalis acogió ayer a un público muy heterogéneo, entregado y cautivado por las coloridas pinturas de Ramón Boter. La muestra se podrá visitar hasta el 21 de junio en la sede de la Fundación Térvalis (C/Portal de Valencia, 7, Teruel). Entrada gratuita.

Ramón sólo era un niño cuando se quedó prendado del mundo de la pintura y el color. Acompañado por su padre durante uno de sus paseos por el pintoresco barrio barcelonés de L’Horta, se encontraron con un hombre que trataba de plasmar sobre un lienzo la realidad que pasaba por delante de sus ojos.

Los de Ramón, sin embargo, miraban en otra dirección: su paleta repleta de colores. No recuerda al hombre. Tampoco lo que estaba pintando pero la imagen de aquella paleta se le ha quedado grabada en la mente para siempre. Una paleta como esa, tan llena de simbolismo, de historia, de fuerza y que dice tanto del estilo de un pintor es la que hoy podemos ver colgada de una de las paredes de la Sala de Muestras de la Fundación Térvalis.En el video de mas abajo pueden ver una pequeña galería fotográfica de lo visto ayer y de la obra del autor

EXPOSICIÓN from Eco de Teruel on Vimeo.

 

Es la paleta de Ramón Boter que, junto con otros 16 cuadros, forma parte de su alegre y explosiva exposición. La primera impresión al entrar en la sala es de sorpresa. Ante ti se abre un universo de color que despierta todos tus sentidos. La sensación de color es el resultado de un proceso que se inicia en el ojo y que se completa en el lóbulo occipital del cerebro. Y esa magia creada durante este proceso se potencia cuando estás frente a la obra de Ramón Boter.

La muestra está formada por varios cuadros y diapositivas de algunos de los trabajos que ha realizado el pintor catalán durante los últimos diez años. En ella se puede apreciar cómo Boter, un amante del paisaje y las figuras, representa sus realidades vistas desde la simbólica perspectiva de un águila, que lo observa todo desde la distancia. Sus pinturas representan una realidad distorsionada y abierta a las sugerencias de quien las mira.

La solidez de su dibujo, la fuerza en la composición y el carisma del color son las tres claves que permiten al pintor expresar al existencia de algo más allá de la apariencia del tema. Ramón Boter deslumbra en la inauguración de su muestra en la Fundación Térvalis De su mayor maestro extrae una frase: “Soy un pintor de concepto de pintura, no de cosas”.

Así explica: “Mi idea es ver en las cosas cuadros. Sentirlas pintadas, sentir que me invitan que las pinte con mis formas, colores, con libertad, la que me permite mi oficio”, manifiesta Boter. Sin embargo, el uso del color es complejo. Marta Marco, pintora valenciana con fuertes lazos en Teruel, y autora de la primera exposición con la que se inauguró la sala de la Fundación, estuvo presente durante la inauguración. “Utilizar colores tan fuertes, tan saturados y tan expresivos y no convertir la obra en un galimatías no es nada fácil.

Se nota que Boter tiene un profundo conocimiento del uso de la pintura y los colores. Hay un trabajo de mucha reflexión detrás de sus cuadros. Tiene mucha personalidad y una sensibilidad extraordinaria para conseguir mantener la armonía en sus obras”, comenta la profesora de Bellas Artes en el campus de Teruel. Juan Francisco tiene 6 años y acudió a la muestra con su familia. “Yo aquí veo gente, una ciudad… ¡Ya sé: son Las Vegas!”.

A su corta edad, ya es capaz de disfrutar de estas obras y de saber cuál es su favorita. “Me gusta mucho esta porque tiene muchas pinturas y además se ven muchos pintores como escondidos en todos los cuadros. Mira: aquí, ahí, aquí…”, cuenta el pequeño mientras va recorriendo la sala señalando los cuadros.

Pepe, turolense de 65 años, reconoce que aunque no es experto en pintura le gustan más los cuadros realistas. Sin embargo, también es capaz de apreciar a Boter. “Ahí veo un gato enorme. Pero los gatos no son así… Este parece que se ha ido de fiesta y vea alucinaciones.

Es curioso”, explica entre risas. Vivian, a sus 35 años reconoce que echa de menos la pintura. Cuando era más joven pintaba y regalaba sus cuadros. “Lo primero que llama la atención son los colores, pero a mí lo que me ha fascinado es la textura que le da el óleo. Es muy enriquecedor. Normalmente la pintura no está hecha para ser tocada pero el propio pintor la ha tocado y la ha arañado para que reparásemos en este detalle. Me ha encantado”, concluye Vivian.

En su primer día, Boter ya ha conseguido su máxima pretensión: llegar a un público muy amplio para hacer disfrutar a cuanta más gente mejor y espera seguir haciéndolo con todos los visitantes que se acerquen a la Fundación hasta el 21 de junio.

El pintor se sintió muy arropado por los asistentes y les invitó a disfrutar del momento, acompañando sus cuidadas palabras con un rico ágape con el que puso el broche final a la inauguración.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone