Soro quiere autonomía en la gestión del Plan de Vivienda 2017-2020

Jueves, 12 Noviembre , 2015 | Por | Categoria: Aragón
 En la imagen, el Consejero Soro y la directora general de Vivienda y Rehabilitación, Mayte Andreu,

En la imagen, el Consejero Soro y la directora general de Vivienda y Rehabilitación, Mayte Andreu,

Soro quiere que en el próximo plan, en 2017, “todos los recursos públicos destinados a vivienda desde el Estado cumplan su función social”, que la Comunidad pueda ejercer “el máximo autogobierno”, para que las decisiones no se tomen “solo pensando en Madrid o Barcelona”, y ha exigido que se incremente el presupuesto.

Así lo ha aseverado el consejero en una rueda de prensa en la que, acompañado por la directora general de Vivienda y Rehabilitación, Mayte Andreu, ha analizado la situación del Plan de Vivienda 2013-2016, del que ha asegurado que el balance este año “no puede ser positivo” por la ineficiente distribución de los recursos.

Soro ha recordado que el Plan de Vivienda distribuye fondos en convocatorias para fomento del alquiler, rehabilitación de edificios y tramitación del Informe de Evaluación de Edificios, y regeneración urbana, que incluye las Áreas de Regeneración y Renovación Urbana (ARRU) en trece localidades.

El presupuesto del plan para este año en Aragón ha alcanzado los 14,4 millones, de los que el Estado aporta 11,1 –el 77 por ciento del total– y la Comunidad, 3,3 millones –el 23 por ciento restante–. Ha reconocido que el plan prevé acciones que coinciden con los objetivos del Ejecutivo aragonés en materia de vivienda, pero el balance de este año “no puede ser positivo”.

De esta forma, ha indicado que en ayudas al alquiler el presupuesto ha sido de 4,7 millones que han servido para atender a 3.300 familias, “pero se han quedado fuera la mitad” de las que solicitaron fondos, más de 4.600 que no accedieron a los recursos “porque se acabó el presupuesto”, por lo que la cuantía “se queda corta”.

“NI EL 50%”

La directora general de Vivienda, Mayte Andreu, ha precisado que, de los 4,7 millones, 3,6 se han invertido en la provincia de Zaragoza, 718.000 euros en Huesca y 430.000 euros en Teruel y ha recalcado que “la demanda ha sobrepasado cualquier planteamiento” inicial, al recibirse más de 9.000 solicitudes para acceder a esta ayuda que pretende paliar la situación de quienes no necesitando una ayuda de alquiler social tienen dificultades para llegar a fin de mes.

“No hemos podido atender ni el 50 por ciento de las solicitudes”, los fondos llegan a unidades familiares de tres o cuatro miembros y se subvenciona un alquiler mensual de unos 345 euros en Zaragoza, 385 en Huesca y 264 en Teruel. Como condiciones, el alquiler total no puede superar los 600 euros y se abona como máximo un 40 por ciento de esa cifra, con subvenciones medias que rondan los 1.425 euros en Zaragoza, los 1.184 en Huesca y los mil euros en Teruel.

Andreu ha apostado por modificar los requisitos de acceso a las ayudas, ya que se establece, entre otros, que los beneficiarios deben estar al corriente del pago de su alquiler y de sus obligaciones con las administraciones públicas, condiciones que a veces “difícilmente” pueden cumplir por su situación económica.

REHABILITACIÓN E IEE

En materia de rehabilitación, ha continuado José Luis Soro, “como el plan viene impuesto desde Madrid no se adapta a las necesidades de Aragón” y, como ejemplo, ha apuntado que se dirige a edificios de uso colectivo, lo que deja fuera a un porcentaje elevado de viviendas unifamiliares de los municipios aragoneses.

También se exigen “grandes aportaciones” a las comunidades de propietarios y no contempla obras como el retejado y la mejora de cubiertas. Además, no se ha conseguido aprovechar la convocatoria para elaborar el Informe de Evaluación de Edificios y si el Ejecutivo autonómico hubiera podido readaptar el plan, “hubiera sido más eficaz y eficiente”.

En este sentido, la directora general ha estimado que las condiciones para acceder a los fondos de estas áreas “están pensadas sacando la cabeza en la Castellana y mirando alrededor”. Ha comentado que figuran subvenciones para conservación de edificios, mejoras de la calidad, sostenibilidad y accesibilidad.

No obstante, en calidad y sostenibilidad, para acometer trabajos como la mejora térmica de los edificios, se requiere de una inversión muy elevada y el importe subvencionable “no es atractivo”, por lo que se reciben “muy pocas demandas”, ha dicho Andreu.

90% ACCESIBILIDAD

Mayte Andreu ha apuntado que “donde más se invierte en Aragón es en la accesibilidad”, con el 90 por ciento de las solicitudes para estos proyectos.

En rehabilitación, el presupuesto ha ascendido a 4,2 millones en este 2015 (11 millones en dos años), se han recibido 423 peticiones y se concedieron 288, denegando 135 por deseo de los propietarios o porque no cumplían la normativa. Así, se han atendido un total de 9.610 viviendas y locales.

Andreu ha advertido de que “tenemos edificios muy antiguos”, que necesitan de mejoras en la accesibilidad, el aislamiento térmico o las cubiertas, y no invertir en su mantenimiento y conservación llevará a tener equipamientos “especialmente deteriorados” en el futuro, de modo que ha llamado a trabajar en estos aspectos.

En cuanto al Informe de Evaluación de Edificios, había un presupuesto de 185.000 euros, pero “solo concedimos 53.000” a pesar de impulsar una nueva convocatoria en octubre. Ha pedido que los recursos sobrantes se puedan invertir en otras acciones del plan para que no se pierdan.

Además, Andreu ha planteado la necesidad de hacer pedagogía para explicar a los ciudadanos la importancia de conocer el estado de sus pisos y ha señalado que se trabaja en un registro de viviendas de la Comunidad “para conocer el estado real” de todas las edificaciones.

ARRU

Respecto a las Áreas de Regeneración y Renovación Urbana, existe una crítica “generalizada” en los municipios por el escaso plazo que ofrece para presentar proyectos y solicitudes, ha alegado Soro, para advertir de que el plan aún estará vigente, con el mismo modelo, el próximo año, si bien “vamos a dejarnos la piel” para que en 2017 se amplíen los fondos y ese dinero “se adapte a las necesidades de Aragón”.

La directora general ha detallado que las ARRU implican la colaboración del Ministerio de Fomento, Ejecutivo aragonés, ayuntamientos y propietarios. En Huesca se han dedicado 12,5 millones para recuperar áreas urbanas de Barbastro, Binéfar, Fraga, Jaca, Monzón, Sabiñánigo y la capital altoaragonesa.

En Teruel, el convenio ha beneficiado a Alcañiz, con 4,2 millones; mientras que en la provincia zaragozana ha llegado a Calatayud, Caspe, Ejea, Tarazona y Zaragoza, con más de 10 millones. El total en la Comunidad ha sido de 27 millones –8,5 de Fomento, 3,5 del Gobierno aragonés, 4,7 de los consistorios y 10 millones de los propietarios”. Andreu ha avanzado que, a través de fondos Feder, también se trabajará en municipios de menos de 500 habitantes.

“ESTAMOS ENCORSETADOS”

El consejero José Luis Soro ha opinado que el nuevo Plan de Vivienda 2017-2020 “debería tener mayor dotación presupuestaria, porque todo el esfuerzo inversor que se haga para garantizar el derecho a la vivienda es poco”, pero también “es fundamental” que Aragón pueda ejercer “la competencia exclusiva de vivienda” y acordar con los ayuntamientos y colectivos las medidas que se emprenden en esta materia.

“Queremos mayor capacidad de decisión”, ha recalcado el consejero, para remarcar que si tras las elecciones generales “hay un gobierno de izquierdas y con sensibilidad en Madrid será más sencillo llegar a entendernos, adaptar las condiciones y plazos” que fija este plan, ya que hasta ahora “hemos estado absolutamente encorsetados”, y aprovechar así todos los recursos.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone